Globalización ¿perdida de cultura y lenguaje?

Nuestro Blog Académico

Globalización ¿perdida de cultura y lenguaje?

Por: Pablo Andrés Herrera Garzón

Grado: 11°

A lo largo de la historia de la humanidad, desde la formación de las primeras civilizaciones y culturas el lenguaje ha sido un elemento clave para el desarrollo de estas, pues, es bien sabido que no puede existir una sociedad sin un lenguaje, ya que es el ser humano necesita de una manera u otra comunicarse con sus pares para progresar como civilización. Aparte de esto, también es un hecho que el lenguaje no permanece siendo el mismo para siempre, este evoluciona, cambia según las necesidades de las civilizaciones, se adapta a sus nuevas necesidades, pues es el medio por el cual estas sociedades interactúan entre sí. Este proceso puede llevar incluso a la desaparición de una lengua, a partir de la cual siempre nacerá una nueva, lo cual es un proceso natural, una civilización evoluciona, su lengua la sigue y se adapta. El problema llega cuando estas desapariciones no llegan de forma orgánica y natural, sino que, por el contrario, llegan de forma brusca a manera de imposición, situación que ocurre en el momento en el que una cultura externa llega a una determinada civilización e impone su cultura y su lenguaje por encima de la cultura natal de la civilización a la que se llegó. Esta situación fue común en la humanidad durante gran parte de su existencia, pues antes era muy normalizado el ir a tomar tierras por la fuerza, imponiendo costumbres para expandir el territorio y crecer como civilización, lo cual hizo que la humanidad perdiera incalculables cantidades de lenguajes y culturas. Hoy en día esta práctica, aunque no es posible decir que es inexistente, se ha reducido a su mínima expresión, pues ya no se presenta de manera directa, pero de manera indirecta está afectando a gran parte de las culturas en el mundo, pues la llamada globalización ha contribuido a la imposición indirecta de lenguajes y costumbres por parte las naciones potencia hacia los países más pequeños o con menos recursos.

     La anterior afirmación se puede apreciar de mejor manera por medio de la ejemplificación. En primer lugar, es bastante notorio cómo los países potencia se han ido adentrando cada vez más en las culturas de países con menor poder económico, esto por diversos medios pero principalmente mediante la mercadotecnia y los medios de comunicación, pues gracias a estos dos elementos que se presentan de manera inocente frente a la sociedad es que las naciones pueden llegar más rápida y sutilmente hacia la población logrando así una forma discreta y moderna de “colonización”.  Colombia es el perfecto ejemplo de esa situación, un país latino con una cultura tan americana que, en mi opinión, podría clasificarse casi como una colonia estadounidense, y es que esta cultura está impregnada en todos lados, ir a un centro comercial muestra esta realidad, marcas extranjeras marcando tendencias sobre los productos nacionales (como en aquella adolescente que prefiere un café de Starbucks a uno de Juan Valdez o en aquel niño que no compra una sudadera por el simple hecho de no tener el logo de Adidas o Nike en ella) y no conforme con eso, junto a esto también viene la cultura del show, de la exposición en internet, pues la gran mayoría de las personas que consumen estos productos también tendrán un perfil en alguna red social, redes que promueven la exhibición y aunque no todos sean partícipes de estas tendencias y no busquen ser “Influencers”, si están familiarizados con lo que significa serlo, y esto lleva al siguiente punto.

La globalización ha modificado el lenguaje y la cultura de los países, especialmente en América Latina y las redes sociales han tenido una alta responsdabilidad en ello.

Las redes sociales efectivamente han logrado conectar al mundo, por lo que no es extraño tener acceso fácil a contenidos de otras partes del mundo y tanto esto como las nuevas tendencias y tecnologías ha hecho que diferentes palabras y términos hayan tenido que entrar a formar parte de nuestro lenguaje, palabras como “backstage”, “hit”, “manager”, “DJ”,  “casting”, “look”, “ciber”, etc., que son usadas con cotidianidad por la sociedad y que visiblemente provienen de tendencias relativamente nuevas y están tan adentradas en la cultura que incluso para alguna parte de la sociedad será complicado definir algunas de estas palabras en español o encontrar una palabra en español que usar en lugar de estas.

     Lo anterior mencionado es prueba de que efectivamente la globalización ha modificado el lenguaje y la cultura de los países que no se consideran potencias mundiales (como Colombia, por ejemplo), pues todos los productos que han llegado desde el exterior están moldeando a las siguientes generaciones con tendencias cada vez más ajenas a la cultura ya existente. Algo que es innegable es el hecho de que para sobrevivir hay que adaptarse y adaptarse no está mal, pues es necesario, el mundo evoluciona y las culturas debemos seguirlo, lo que se debe aclarar es la forma en la que esto se debe hacer, pues debería ser prioridad no perder las costumbres que han caracterizado a las diferentes culturas que existen hasta el momento, ¿se deben acoger las nuevas costumbres? Sí, pero se debe tener especial cuidado en no perder las que ya se tienen, pues, efectivamente, las nuevas tendencias deben sumarse, deben ser una adición, más no un reemplazo que afecte negativamente y lleve a la perdida de nuestro lenguaje y/o nuestra cultura.

Deja un comentario