La felicidad, una noción construida

Nuestro Blog Académico

La felicidad, una noción construida

Por: David Lombana

Grado: 10°

La felicidad, ¿un estado?, ¿un arte?, ¿una cualidad? La real academia española la define como “un estado de grata satisfacción mental y física” (sf), pero esta definición no puede abarcar realmente toda la trascendencia de esta palabra en el hombre. Etimológicamente, la palabra proviene del latín felicĭtas o felicitātis, encarnando el nombre de una diosa griega, típicamente benefactora del hombre, que comprendía el bien y el éxito, así como la suerte y la abundancia. El concepto de felicidad actual se encuentra emparentado con el de eudos en Grecia. Este, fue estudiado por Aristóteles toda su vida. La felicidad, entre muchas otras variaciones de ella, era un ideal de la virtud. Por este motivo existe la eudomanía o la ética de Aristóteles, también llamada ética de la felicidad.

     Uniendo las diferentes definiciones generadas a lo largo de la historia de la humanidad se puede encontrar a la felicidad como un estado de gracia y abundancia que tiene el Hombre por ideal. Esta se compondría de éxito, satisfacción y cala. Pero no se debe confundir a la felicidad con la ataraxia, pues las personas necesitan mayores estímulos, ni tampoco con una utopía, pues seria imposible que cualquiera fuese feliz. De cierta manera la felicidad es como un dogma, un acto de fe en el que cada persona decide creer ciegamente, simplemente para sentir algo distinto a la desdicha.

     ¿Será la felicidad únicamente humana? Hacer de este concepto propiedad únicamente de los hombres es desconocer la capacidad de percibir de los animales. Por ejemplo, cuando un perro ve a su amo después de mucho tiempo, este bate la cola y demuestra su euforia abalanzándose sobre el humano para festejar su regreso. El canino fue feliz. Entonces, ¿será la felicidad únicamente animal? Depende de cómo se la interprete, de cierta manera una planta puede sentirse alegre, indicios de esto serían una fruta mas dulce, un aroma más fuerte y en general características sanas. Algunas plantas se armonizan con la música, está comprobado científicamente que en presencia de música clásica las plantas tienen un desarrollo más rápido y mejor, creciendo mas que las mismas especies en condiciones idénticas y un lapso igual. Esa armonía puede abstraerse como producto de la felicidad. En conclusión, todos los seres vivos podrían estar felices sientan o no como la especie humana. No obstante, ¿Cómo es que una bacteria o un protozoo podría estar feliz? La respuesta es la incertidumbre. Si no se puede entender a un grupo de organismos no se puede determinar que sientan o no, por lo tanto, muchas personas afirman que estos organismos no pueden ser felices, pero ¿Cómo podrían saberlo? Si no se es capaz de encontrar indicios de felicidad no es necesariamente porque no existan, sino porque no se puede percibirlos. La verdad es que no hay evidencias suficientes de la felicidad o el no sentir de estos seres como parea afirmar si lo son o no.

     Ya sabiendo que es la felicidad y quienes sienten felicidad, se debe explicar cómo llegar a ella. No hay un solo modo. Limitándose al Hombre se puede encontrar que cada persona es distinta. No hay un marco de referencia para la felicidad o no. Solo hay algunas tendencias, como el bienestar o la satisfacción. Pero incluso con esto, no se puede decir que la felicidad sea única y exclusivamente de los que estén bien. Un masoquista halla su felicidad en hacerse daño a si mismo.  Un sádico en hacérselo ha otras personas. El groso de los que juzgan estas acciones dirían que eso no es estar bien, pero es porque la felicidad está tan estrechamente correlacionada con el bien que incluso para ciertos casos se puede entender como un sinónimo. La psicología ortodoxa y en gran medida puritana entiende algunos de estos pensamientos como trastornos, anormalidades que no son buenas. Pero no hay manera de afirmarlo, en el caso de un transgénero, no es que su felicidad este en ser quien es realmente, como podría interpretar un cisgénero, pero este si es un requisito para sentirse alegre, pues no está satisfecho con aquella arbitrariedad. En general, no hay un modo de ser feliz o de sentirse feliz, el arte de la felicidad está en la satisfacción propia y hasta en la de los demás. Cuando alguien que amas es feliz, usualmente tu eres feliz y viceversa. Sin embargo, como fue anteriormente descrito, no hay pautas únicas para llegar a la felicidad, solo una recomendación. Al ser la felicidad algo que casi todos desean, no hay que robarles la felicidad a los otros para hacerla tuya, aunque eso te satisfaga, ni tienes que permitir que otros te impongan algo para sentirse feliz con ellos mismos.

Referencias

RAE (Sf) felicidad. Obtenido de https://dle.rae.es/?w=felicidad

Deja un comentario